Aeroenfriadores

Máquinas para procesos industriales de producción de agua refrigerada

Solicitar más información

Diseñamos y disponemos de máquinas que exceden los estándares de eficiencia generales actuales y se centran en todas las innovaciones en términos de materiales, tipos de recubrimientos de pintura, controles electrónicos y sistemas de monitoreo para nuestros productos.


Cada producto aeroenfriador está diseñado, no solo teniendo en cuenta la eficiencia del producto, sino también teniendo en cuenta la eficiencia general del sistema en el que se instala.


Dry Coolers - Aeroenfriador seco

Nuestros enfriadores de líquidos han sido diseñados y construidos en un sistema modular para cumplir con cualquier requisito de instalación y aplicación.


Los componentes del chasis están hechos de acero galvanizado, con recubrimiento en polvo con una cobertura de 80 micrones, lo que garantiza una resistencia a la corrosión C4. Todos los elementos de fijación son de acero inoxidable grado AISI 304.


Las baterías se construyen con la forma, el diámetro del tubo y el paso de la aleta más adecuados para las configuraciones más generales, de modo que cada producto pueda lograr la máxima potencia por unidad de volumen y superficie ocupada.


También se pueden suministrar equipos de tamaño no estándar, como aeroenfriadores secos que funcionan a temperaturas de operación extremas (temperatura ambiente de hasta 40 ºC y temperaturas de entrada de fluidos de hasta 90 °C).


Equipos adiabáticos

Contamos con un innovador sistema de evaporación, que permite un ahorro considerable de energía, aprovechando el proceso natural del enfriamiento adiabático.


El proceso adiabático permite que el agua, proveniente de un tubo colocado sobre los serpentines de condensación, bañe los paneles evaporativos a través de los cuales pasa el aire caliente y seco extraído del ambiente, que de esta manera se enfría.


El efecto de enfriamiento permite reducir la temperatura de condensación obteniendo una reducción considerable de la "relación de presión" del compresor, con los consiguientes beneflcios de energía. El agua que pasa a través de los paneles se recoge mediante un sistema de "canelones", formado por canales ubicados debajo de los paneles individuales que hacen que el agua fluye hacia el exterior.


El sistema adiabático es particularmente efectivo en condiciones ambientales donde la temperatura es alta y la humedad relativa es inferior al 60%.


Durante los meses de invierno o en condiciones ambientales que no sean adecuadas para el sistema adiabático, cuando la temperatura exterior es inferior a la temperatura de consigna, ésta trabaja como una batería /condensador de aire tradicional, consumiendo solo la energía de los ventiladores, a fin de mantener la máxima eficiencia del sistema.


Gracias al sistema adiabático, es posible reducir la temperatura del aire hasta en 8 °C, lo que aumenta la eficiencia de los condensadores.


Al usar nuestro sistema adiabático, puede reducir el consumo eléctrico anual de la enfriadora hasta en un 30%, en comparación con un sistema de aire equivalente.


Además, se ha diseñado un sistema a través del cual el agua utilizada para el sistema adiabético no se pierde, como suele ser generalmente, el enfriador la recicla para reutilizarla: esto trae más beneficios en términos de ahorro energético, económico, sostenibilidad y medio ambiente.


El sistema adiabático es una solución muy válida y con resultados importantes en términos de rendimiento y ahorro de energía. Además con nuestro nuevo sistema de recolección de agua se elimina la "bandeja" con un sistema de recolección de agua por canales colocados debajo de los paneles individuales que hacen que el agua fluya hacia el exterior.


Principales ventajas del sistema adiabático

El sistema de evaporación permite obtener una serie de ventajas importantes. En primer lugar, garantiza una mayor entrada de aire hacia las baterías, tanto encendido como apagado. Permite mayor facilidad de acceso y por tanto de mantenimiento. Finalmente permite la eliminación de una gran cantidad de material innecesario, en favor de estructuras más pequeñas y más efectivas.


El resultado global es una mayor eficiencia total de todo el sistema.